Abrir maleta de recursos

Planifica tu viaje (0)

Patrimonio histórico

PDFImprimirEscribir un correo electrónico

Numerosos vestigios arqueológicos y monumentales salpican los municipios otorgándoles su personalidad final. Desde la prehistoria al Medievo, de la Era de los descubrimientos y el Renacimiento, al esplendor del Barroco y la fundación de espacios para la Ilustración; cientos de testimonios de creencias, miedos, esperanzas y formas de vida, muchos de ellos merecedores de la condición de Bien de Interés Cultural.





Añadir a mi maleta

Vial pétreo que se dirige al alto del Cueto. Se gesta durante los últimos años de la baja edad media como calle principal de acceso al castillo. Cuando la villa empieza a derramarse hacia la Plaza Mayor y al vecino cerro de la Calera, sufre cierto abandono, pero durante los siglos XVII y XVIII -momento en que se produce el gran despegue económico y demográfico de la villa- sufre una fuerte remodelación que la dota de los componentes estructurales que hoy la caracterizan: fachadas austeras y de estructura simétrica, labradas con piedra arenisca de las canteras locales y vanos cerrados con recios dinteles de piedra -sobresale la presencia de pequeños balcones sustentados sobre canes pétreos-.
Más...


Añadir a mi maleta

Edificio del siglo XVIII, con planta de cruz latina cubierta la nave con bóveda de medio cañón con lunetos y crucero con bóveda semiesférica.
Más...


Añadir a mi maleta

Bujalance es una de las ciudades cordobesas con una mayor aglomeración de casas nobles y palacetes en su casco urbano. Aproximadamente medio centenar cuentan con blasones nobiliarios en su fachada, normalmente labrada en piedra o ladrillo y con un balcón sobre la puerta. La portada suele ser de piedra, aunque también las hay de ladrillo, como la del Conde Colchado  
Más...


Añadir a mi maleta

Vivienda muy en la línea austera de las casonas de labor del pueblo. Pero su ubicación, aprovechando parte del cerco murado que cerró la aldea histórica avanzada la segunda mitad del S. XV, y la excepcionalidad tipológica de su puerta de acceso, cerrada en arco de medio punto sobre impostas, nos hablan de un muy temprano origen. Debió tratarse de una de las primeras intervenciones de reutilización de la muralla como casona ya por los primeros años del siglo XVI (plateresco).


Añadir a mi maleta

En 1884, se promulga la ordenanza de “reconstruir la plaza de toros extramuros de esta ciudad”, sobre los restos de otra similar ya destruida. Aquella plaza reconstruida en 1884 quedó totalmente destruida durante la Guerra Civil española, y fue nuevamente reedificada en 1951. El graderío del coso taurino está construido en piedra molinaza, ampliado en 1961 con otras gradas de mampostería, en la parte alta. El diámetro del ruedo es de 39 metros y cuenta con un aforo para 3.500 espectadores.


Buscador










Distintivo de calidad turística


Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continua navegando consideramos que acepta su uso.

Acepto el uso de cookies en esta web.

EU Cookie Directive Module Information