Vélez Blanco - El pueblo y su historia

  • PDF

Historia - Cultura y patrimonio - Tradiciones - Dónde descansar - Dónde comer

La localidad de Vélez Blanco está ubicada en el Parque Natural de Sierra María-Los Vélez, zona que contrasta por la dureza de las montañas de materiales calizos y dolomíticos con las masas de pinares y encinas que crecen junto a los numerosos manantiales que afloran. Todo su entorno ofrece testimonios de la presencia humana desde la prehistoria, concentrando la mayor cantidad de abrigos pintados del levante español. Es reseñable la Cueva de los Letreros, declarada Monumento Histórico Nacional y Patrimonio de la Humanidad, donde se encuentra el Indalo, pintura rupestre que se ha convertido en el símbolo de Almería.

El actual Vélez Blanco se asienta en el mismo lugar en que se erigió la población musulmana hacia el S. XIII. Durante la época musulmana este enclave alcanzó un gran esplendor, parece que prestó alojamiento durante largas temporadas Boabdil, el último rey del Reino de Granada. No sólo se vislumbra esta grandeza en su herencia arquitectónica sino que han legado el patrimonio de su sistema de acequias y de reparto de agua.

Durante el Renacimiento también gozó de un período de prosperidad. En 1503 la Reina Católica cedió de la villa a don Pedro Fajardo, Marqués de los Vélez, que la convirtió en cabeza de su Señorío. En 1507, la familia de los Fajardo mandó construir un Castillo que se edificó sobre la antigua alcazaba, de la que hoy día apenas quedan testimonios.

A lo largo del S. XVI, la población comienza a expandirse más allá de las murallas, y se edifican la Iglesia de Santiago que pasará a convertirse en el eje en torno al cual gira la vida social y comercial del pueblo y el Convento de San Luís. Los siglos XVII, XVIII y parte del XIX transcurren con un continuo aumento demográfico que se traduce en una ampliación progresiva del casco urbano, terminando de configurarse en estos momentos.

Su casco urbano es un buen ejemplo, magníficamente conservado, de la estructura urbana heredada de época árabe, con calles estrechas y sinuosas. Su configuración urbana se caracteriza por la sucesión de hileras escalonadas de viviendas tradicionales, encaladas y con tejados ocres, junto con casas palaciegas que han creado un ambiente paisajístico muy homogéneo y bien conservado. Asimismo, cuenta con edificaciones singulares como son la Iglesia de Santiago Apóstol, que aglutina elementos de diferentes estilos, el Convento de San Luís o la Iglesia de la Magdalena, entre otros. Se encuentra presidido por el impresionante Castillo-Palacio de los Fajardo, una de las joyas del Renacimiento, declarado Monumento Histórico Nacional. Su casco urbano, testimonio de la cultura y evolución de la comunidad, fue  declarado Conjunto Histórico en 2002.

Su gran riqueza patrimonial y natural está propiciando el desarrollo del turismo cultural y rural, que se ve potenciado por formar parte de la Ruta de los Castillos por tierras andaluzas.

Vélez Blanco cuenta con alojamientos de todo tipo que satisfarán las expectativas del turista y podremos disfrutar de alojamiento en el casco urbano de Vélez Blanco así como fuera de la ciudad, en casas rurales y cortijos.

Entre sus productos locales destacan la artesanía realizada con esparto y en su gastronomía variados productos naturales y dulces típicos como las famosas tortas de aceite, los alfajores y los bollos de nata.

AddThis Social Bookmark Button

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continua navegando consideramos que acepta su uso.

Acepto el uso de cookies en esta web.

EU Cookie Directive Module Information