Montizón - El pueblo y su historia

  • PDF
Historia - Cultura y patrimonio - Tradiciones - Dónde descansar - Dónde comer


El municipio jiennense de Montizón, entre olivares y abundantes enclaves ejemplos del rico paisaje mediterráneo, es junto con Aldeahermosa y Venta los Santos, sus pedanías, un lugar idóneo para el turismo rural, en el que respirar tranquilidad, descansar y relajarse sin prisas. El Rio Dañador y su pantano son enclaves privilegiados para los amantes de la pesca y la navegación deportiva, y una de las zonas más importantes de España en cuanto a riqueza cinegética.

Montizón ha sido un lugar muy transitado desde la Prehistoria como lugar de paso entre Levante o La Mancha con el Valle del Guadalquivir. Son numerosos los vestigios de cultura material encontrados, restos de vías romanas y un miliario, indicando la distancia entre Aldeahermosa y Contrebia (Valle del Ebro) en el identificado como Camino de Aníbal.

En época musulmana debió ser una pequeña alquería que sería conquistada con el resto de la comarca por Fernando III el Santo, en 1226. Pero no es hasta el siglo XVIII, en 1767, cuando esta zona fue elegida por Pablo de Olavide, intendente del monarca Carlos III, para fundar uno de los núcleos de las Nuevas Poblaciones de Colonización de Sierra Morena con la finalidad de salvaguardar el camino hacia la meseta donde los bandoleros asaltaban continuamente.

La tipología urbana de Montizón responde al urbanismo carolino, perfectamente cuadrangular. Su organización es en damero, a la manera de los castros romanos, y está regida por los principios de simetría, uniformidad y orden. Como el resto de poblaciones carolinas cuenta con una amplia plaza presidida por la Iglesia de la Inmaculada Concepción que se edificó en tiempos de la colonización y que, como la Iglesia del Cristo de la Expiración en Venta de los Santos, son exponente del estilo sencillo y funcional del momento.

En las proximidades de Venta de los Santos encontramos la Mina del Avellanar, escenario de la sangrienta batalla en la que el general Gaspar Vigodet rechazó a las tropas francesas.

Entre sus productos locales reseñables está el aceite de oliva virgen extra, de gran calidad, obtenido en almazaras propias y con el que se elaboran exquisitos platos de carne de caza. Tampoco debe olvidar el viajero degustar los dulces típicos de la zona.

AddThis Social Bookmark Button

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continua navegando consideramos que acepta su uso.

Acepto el uso de cookies en esta web.

EU Cookie Directive Module Information