Constantina - El pueblo y su historia

  • PDF
Historia - Cultura y patrimonio - Dónde descansar - Dónde comer


Esta localidad sevillana se halla en el Parque Natural de la Sierra Norte, zona de amplias dehesas que alternan con frondosos bosques de encinas y alcornoques y bellos bosques de ribera. Cuenta una importante red de vías pecuarias, descansaderos y abrevaderos, donde practicar el senderismo.

El origen de la localidad se relaciona con pobladores celtas que se asentaron en torno al Cerro del Almendro. Posteriormente, los romanos se establecieron ligeramente separados, dando a su ciudad el nombre de "Constantia-Iulia", en honor del hijo del emperador Constantino. Fue municipio estratégico por situarse junto a la calzada que comunicaba Hispalis (Sevilla) con Emerita Augusta (Mérida) y por el aprovechamiento de sus recursos naturales, plata y cobre, y sus vides de las que se extraía el "cocolubis", vino que se hizo muy famoso en Roma.

En época islámica, la ciudad configurará su fisonomía compacta e intrincada como muestra la importancia del barrio de la Morería. En 1247 fue tomada por las tropas de Fernando III el Santo para la causa cristiana. Más tarde quedó vinculada como villa de realengo a Sevilla capital y ello le permitió participar de la bonanza del comercio con las Indias.

En 1810 sufrió la trágica conquista de las tropas francesas en un duro enfrentamiento que costó trescientas vidas entre sus habitantes.

Su núcleo urbano refleja este intenso devenir histórico, con tradicionales y humildes viviendas encaladas junto a casas señoriales de fachadas neoclásicas y regionalistas. Y en el Barrio de la Morería tradicionales casas de vecinos configuradas en torno a un patio central. Además, su urbanismo alberga tesoros como la Iglesia Parroquial de Santa María de la Encarnación, de estilo renacentista, la Ermita de Nuestro Padre Jesús, el Castillo, vestigio de época medieval, el Palacio de Conde Fuente el Salce y el antiguo Convento del Tardón, actual casa de vecinos, entre otros.

Pero no menos deleite proporciona su cocina, con manjares de caza y anís artesanal típico de la zona, productos del cerdo ibérico o tradicionales platos como migas, caldereta y patatas a lo pobre. Numerosos postres harán también las delicias del viajero goloso que podrá disfrutar de excelentes lugares para su descanso en este bello municipio.

AddThis Social Bookmark Button

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continua navegando consideramos que acepta su uso.

Acepto el uso de cookies en esta web.

EU Cookie Directive Module Information